Vino

Nuestros Vinos

Placeres Made In Argentina.

Seguramente es conocida por usted la calidad y variedad de los excelentes vinos argentinos. Vamos a brindarle un poco de información de un producto estrella de nuestra producción, para su mejor disfrute.

La vitivinícola es una industria que ha tendido en los últimos años un notable crecimiento. La calidad del terreno y la cualidad climática, sumadas a la experiencia y conocimiento de expertos enólogos franceses o formados en las mejores bodegas ocurrido en los últimos años, han dado como resultado vinos varietales y genéricos que compiten con éxito frente a los mejores del mundo. La mayor producción proviene de la región de “Cuyo”, junto a la Cordillera de los Andes (Provincias de Mendoza y San Juan) donde la óptima condición climática (humedad controlada, calor de día y frío de noche) y la topográfica del terreno (planicies en alturas elevadas al pié de la cordillera) generan condiciones ideales. Salta, La Rioja y Río Negro, entre otras provincias, también dedican grandes fincas a la vid y poseen bodegas que obtienen producciones de altísimo nivel.

Manual del Vino Argentino:

Los vinos rojos, llamados popularmente “tintos”, son los ideales para acompañar las carnes argentinas, pero existen en el mercado excelentes vinos blancos y hasta últimamente rosados. Las buenas bodegas producen también vinos espumantes elaborados bajo método Champagnoise (tipo Champagne o Cava) que pueden competir con los de origen francés en calidad.

Rojos o blancos, existen en Argentina varios de los denominados Vinos “Premium” que están a la altura de las mayores exigencias y de los paladares más experimentados, pero lo más digno de destacar acerca de los vinos argentinos es la calidad media general, que posibilita que eligiendo cualquiera de las decenas de buenas bodegas argentinas, usted encuentre un vino digno de ser disfrutado y hasta guardado. En resumen, en un buen restaurante o en una bodega o vinería de Argentina usted puede beber un vino Premium de excelentes cualidades, cuyo costo rondará los AR$ 200/250, pero muchos de los vinos de reserva de AR$ 100/150 de promedio lo asombrarán por su calidad y equilibrio.

PRINCIPALES CEPAS:

Las indicaciones geográficas que se ofrecen en cada caso le serán muy útiles para hallar un buen vino, ya que las etiquetas de los que se encuentran en el mercado se define la provincia y localidad en que se produce, lo cual, sumado a la recomendación de bodegas lo orientará para una excelente elección.

Cabernet Sauvignon: Considerada por los expertos como la reina de las cepas tintas. Considerado como el paradigma del vino tinto por su fuerza y presencia. Base de los famosos vinos de la zona de Bordeaux. Francia, desde donde se extendió a casi todo el mundo. En nuestra provincia de Mendoza se la encuentra cultivada en los más variados climas y suelos. Cuando es nuevo posee paladar recio y duro, con marcada acidez y taninos evidentes y ásperos. Cuando madura (especialmente en toneles de roble) este carácter salvaje da paso a un vino de aroma profundo y complejo, muy robusto y redondo al paladar. Prácticamente todas las bodegas argentinas producen uno varietal o combinado con Merlot y Malbec. Los mejores ejemplares: provienen de Luján de Cuyo, Perdriel, Lunlunta y Vistalba (Mendoza).

Merlot: También originario del sudoeste francés. Cepaje muy distinguido y pariente genético del Cabernet Sauvignon, con un perfil similar a éste pero con carácter más atenuado. Son menos ácidos y más frutados, maduran más rápidamente y finalmente casi siempre resultan más ligeros. Se utilizan frecuentemente como cepa de corte de Cabernet o Syrah, ya que su gracia y suavidad redondea y armonizan la dura personalidad de ambos. Los mejores ejemplares: provienen de la parte alta del Río Mendoza, de Maipú, Cruz de Piedra, Luján de Cuyo, el valle de Uco y parte de San Rafael. Otra zona privilegiada es el Alto Valle de la provincia de Río Negro. Los de San Juan, especialmente del Valle del Pedernal, están creciendo en calidad.

Malbec: Nacida en el sudoeste francés, donde también se lo conoce como Cot, Malbeck o Pressac, es la cepa tinta más extendida y característica de nuestra vitivinicultura. Aquí encontró las condiciones ecológicas ideales para su desarrollo y puede afirmarse que nuestro Malbec es el mejor y más personal del mundo. Produce un vino de buen cuerpo y color, cuyo paladar tiene un toque de rusticidad. El producido a mayor altura posee buena acidez, cuerpo y color, con taninos que le brindan amplia capacidad de añejamiento y conservación. Descendiendo en altura también desciende la acidez y los taninos, dando un vino es más ligero y madura más rápidamente.
Los mejores ejemplares: se hallan en el departamento de Maipú, Mendoza y en particular en sus localidades de Cruz de Piedra, Luján de Cuyo y Vistalba.

Durante mucho tiempo se la utilizó como elemento integrante de vinos de corte, (según la combinación francesa) que también aquí permite lograr excelentes vinos como por ejemplo: Montchenot (Lopez), Felipe Rutini (La Rural), Cavas de Weinert (Weinert), etc. Sin embargo las particulares características alcanzadas en suelo argentino han llevado a privilegiar su presentación varietal, por ejemplo el Norton Malbec DOC (Norton), el Trapiche Malbec (Trapiche), Altos Las Hormigas (Altos Las Hormigas), Catena Alta (Catena Zapata), Nieto Senetiner Malbec DOC (Nieto Senetiner) entre otros de admirable complejidad de aromas y paladar. “Tanto los deliciosos Malbec de bajo costo como los majestuosos y profundamente complejos que se producen en las zonas elevadas obtendrán un lugar en el panteón de los vinos nobles para el 2015” dijo el crítico internacional Robert Parker en 2004.

Chardonnay: Es la reina de los cepajes blancos. Así como el Cabernet evoca los tintos de Bordeaux, el Chardonnay se identifica con los blancos de Borgoña. Se utiliza para lograr los más finos varietales blancos y suele ser la base de algunos genéricos y de los más relevantes espumantes. Rico, equilibrado, con buen aroma, sabor y notable persistencia. Sus aromas “promedio” varían si nacieron en zonas frías o cálidas. Si a ello le sumamos las diversas posibilidades de elaboración, la posible fermentación maloláctica, el estacionamiento sobre borras, la fermentación y añejamiento en roble, la variedad abruma. Los mejores ejemplares los encontramos en las zonas de Tupungato, Maipú y en Las Paredes en San Rafael (Mendoza). También es excelente la producción del Alto Valle de Río Negro.

Torrontés: El Torrontés argentino es a los blancos lo que el Malbec es a los rojos, con la diferencia de que lo considera un cepaje exclusivo de la Argentina, a pesar de que su origen remoto es en La Rioja (España), donde hoy casi no se lo cultiva. Como varietal da un blanco muy aromático, de paladar silvestre a veces con un leve retrogusto amargo. Su color es amarillo verdoso y posee una excelente pesistencia en la boca. Es un vino ideal para todo tipo de platos suaves, aves y pescados, y hasta para los postres. Existen tres cepajes aceptados como Torrontés: el Riojano, el Sanjuanino y el Mendocino. La especie conocida como Torrontés Riojano es el auténtico Torrontés. Con él se elaboran los mejores, provenientes de Cafayate (Salta) y de la zona de Chilecito (La Rioja).

Le aconsejamos, para no equivocarse, que siempre elija algunas de las muy buenas bodegas que le recomendamos, cuyos vinos encontrará en las cartas de nuestros restaurantes preferidos y en las vinerías pubicitadas en Destinos de América. Existen en Argentina además, numerosas bodegas de las denominadas “Boutique”, con producciones pequeñas. Muchas son altamente recomendables. Por eso, y por lo dicho acerca de la calidad del vino argentino en general, siempre anímese a probar, quizás se sorprenda gratamente.

Menú

Menu

Norte

Norte

Cuyo

Cuyo

Litoral

Litoral

Córdoba

Cordoba

Bs. As. (P)

Bs-as-p

Bs. As. (C)

Bs-as-c

Patagonia

Patagonia